Recorremos Alcalá, una calle con más de 10 kilómetros

calle de Alcalá

La calle de Alcalá se extiende a lo largo de más de 10 kilómetros (10.200 metros) desde el Centro de Madrid hasta el distrito de San Blas-Canillejas, junto a la M-40. Se trata de una calle emblemática de la ciudad cuyo recorrido atraviesa cinco distritos y 16 barrios de Madrid.

Hoy toca hacer un recorrido por esos lugares emblemáticos de la tercera calle más larga de España. ¿Te vienes a pasear?

Puerta del Sol, nacimiento de la calle de Alcalá

Además de ser la calle más larga de Madrid, la calle de Alcalá nace en el centro mismo de España, en el kilómetro cero de la Puerta del Sol. (La calle más corta es la calle de Rompelanzas, a pocos metros de Sol). No muchas calles tienen estos dos récords, aunque hoy día el comienzo de Alcalá hace un giro en la Plaza del Sol sin llegar a meterse en su interior.

Nada más nacer va directa a varios edificios emblemáticos: la Real Casa de la Aduana, sede actual del Ministerio de Hacienda de España; y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, un edificio relacionado con el mundo del arte.

Apenas unos metros más allá, en el cruce con la calle Sevilla que da nombre a la estación de metro, encontramos la Iglesia de las Calatravas. Como no tiene un parque justo al lado no lo incluimos en nuestra lista de iglesias más museos más parques con los que evitar el calor del verano. Sin embargo, merece la pena entrar a contemplar el retablo.

Tras remontar una pequeña loma, Alcalá se hace cuesta abajo y nos lleva ante tres edificios poco conocidos, muy importantes en el gobierno, y algo aburridos. La Secretaría de Estado de Igualdad, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Secretaría de Estado de Educación y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Esta zona de Madrid es muy burocrática, pero por suerte pronto la dejaremos atrás.

Cruce con Gran Vía y Círculo de Bellas Artes

Edificio Metrópolis calle de AlcaláSi seguimos avanzando nos encontramos a la izquierda con el Edificio Metrópolis. Este edificio emblemático de la ciudad lleva desde 1911 en propiedad de Seguros Metrópolis, y en alguna ocasión hemos mencionado la Victoria Alada en lo alto de su cúpula.

A la vuelta de la esquina nos topamos con la calle Gran Vía, la calle más joven del centro de Madrid; y la Iglesia de San José, otra de esos lugares de culto por los que merece la pena pasar unos minutos.

Si miramos ahora a la derecha nos encontramos con el Círculo de Bellas Artes, de cuya azotea hablamos hace poco. Este edificio, con otra estatua en su cúspide, es uno de esas construcciones que marca el skyline de la ciudad.

Avanzamos un poco más y volvemos a meternos de lleno en burocracia. Frente al Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública se encuentra el Banco de España. Pero, por suerte para nosotros, el Instituto Cervantes, el Palacio de Buenavista y la fuente a la que nos acercamos nos alegran un poco la vista.

Fuente de Cibeles y Puerta de Alcalá

La Fuente de Cibeles probablemente es uno de los puntos de referencia para turistas. Localizada en la plaza del mismo nombre, desde ella se puede observar buena parte del Paseo del Prado (sí, donde hay tantos museos que visitar). Este paseo es un lugar perfecto para tomarse un respiro del tráfico y contemplar un poco de verde antes de seguir hacia la Puerta de Alcalá.

Pero antes encontramos dos edificios muy importantes. El primero de ellos es el Ayuntamiento de Madrid, donde se encuentra el Centro Centro. Si necesitas descansar, un lugar donde leer o conectarte a Internet, el Centro Centro es tu sitio. El segundo edificio es la Casa de América, un lugar de referencia en las relaciones de España con Iberoamérica.

Al fondo de este paseo está uno de los monumentos más fotografiados de Madrid: la Puerta de Alcalá, que tiene hasta una canción dedicada a ella.

Puerta de Alcalá

Muro norte del Retiro

La Puerta de Alcalá se encuentra situada en el extremo noroeste del parque del Retiro. Es en este parque de Madrid en el que se celebra la Feria del Libro y al final del cual se encuentra la Cuesta de Moyano. Se trata de uno de los mayores pulmones de la capital junto con la Casa de Campo y el Parque del Oeste que da a nuestros apartamentos.

El parque del Retiro es un espacio perfecto para hacer deporte, caminar, pasar el rato o buscar las decenas de monumentos ocultos entre sus calles y jardines.

A diferencia del muro sur del Retiro, un poco caótico en sus entradas, el muro que da al norte sigue en línea recta durante cientos de metros. En esta línea encontramos la Parroquia de San Manuel y San Benito y la entrada de metro de Retiro. Aunque este metro nos devuelve de nuevo a Sol, vamos a seguir un poco más allá del muro norte.

Casa Árabe y Manuel Becerra

Antes de llegar al extremo este del Retiro giramos un poco a la izquierda para continuar por la calle de Alcalá y encontramos la Casa Árabe. En estos tiempos más que nunca el entendimiento entre pueblos y la cooperación es necesaria, por lo que podemos pasar por este edificio para disfrutar de la cultura del mundo árabe.

Casa Árabe Madrid

Ahora estamos entrando en el Distrito de Salamanca, donde encontraremos multitud de tiendas (posiblemente fuera de nuestras posibilidades económicas). Sin embargo, eso no quita que podamos pasearnos por Príncipe de Vergara o Menéndez Pelayo para echar un vistazo.

Podemos ver tiendas lujosas hasta llegar a la Plaza de Manuel Becerra. Esta se encuentra en lo alto de un monte desde el que vemos buena parte de la calle de Alcalá. Así como el Parque Eva Duarte, uno de los parques más grandes de la zona.

Ventas y la Calle-30, los antiguos límites de Madrid

Si bajamos la cuesta hacia la antigua M-30 dejamos a un lado la Plaza de las Ventas de Madrid, un lugar mítico para el mundo del toro que año tras año se va reformando en una sala de conciertos al aire libre.

Aunque todavía estamos a mitad de la calle Alcalá, vamos a sacar partido del metro de Ventas para volver a Sol y recorrer el centro de Madrid. Quizá dar un par de vueltas por la zona de Palacio y llegar a tiempo al cambio de guardia. Seguiríamos hacia la M-40, pero el resto de la calle Alcalá es residencial, con muy poco interés turístico.

 

No obstante ha sido un buen paseo de casi cinco kilómetros, la mitad de la calle Alcalá. Ahora toca relajarnos y disfrutar de la noche madrileña. Quizá en una de esas azoteas y terrazas

Imágenes | Teo X (CC BY-SA 2.0), CEphoto (CC BY-SA 3.0), Edescas2, Daderot

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *