La Gran Vía es la calle más joven del centro de Madrid

¿Te has preguntado alguna vez por qué la Gran Vía no es recta? A diferencia de la Calle Mayor, que lleva con nosotros siglos, la Gran Vía no es una línea recta como acostumbra a ser en otras ciudades.

Por lo general, calles Mayores o Grandes aparecen en los comienzos de las urbes (cortándolas por la mitad) y permanecen más o menos estáticas con el tiempo. No es el caso de la Gran Vía, que hoy nace en la Plaza de España y muere frente al Círculo de Bellas Artes, recorriendo tres tramos bien distintos entre sí.

¿Cuándo se construyó la Gran Vía?

La Gran Vía moderna, esa rodeada de edificios antiguos y que posee cierto encanto vintage es más nueva de lo que parece. De hecho, su construcción empezó en 1910 y terminó en 1930. Sí, por aquél entonces las obras duraban también mucho tiempo. Tanto, que el proyecto original data nada menos que de 1862.

tercer-tramo-de-la-gran-via

En aquél momento, y recién reformada la Puerta del Sol, el ayuntamiento de Madrid pensó que sería magnífico contar con una calle moderna en pleno centro de Madrid destinada a las compras. Además, había que descongestionar el elevado tráfico de (sí, tal cual) carruajes y bicicletas por el centro.

¿Por qué no es recta?

Aunque los primeros planos mostraban líneas rectas que avanzaban desde lo que ahora es Cibeles hasta Plaza España, el tendido se topó con varios problemas inesperados. A saber, tres:

  • La Iglesia de San José
  • El Oratorio del Caballero de Gracia
  • La Iglesia de San Francisco de Borja

Las viviendas y comercios daban igual (literalmente, y de hecho muchos fueron derribadas sin contemplaciones) pero la Iglesia Católica tenía suficiente poder en España como para que sus propiedades fuesen echadas abajo, y hubo que hacer una calle «Grande» en zigzag.

gran-via

Obviamente hoy una obra de tal envergadura sería imposible debido a la protección de nuestro patrimonio, sea o no eclesiástico. Por seguir la curvatura dada por el primer tramo (desde la Iglesia de San José al Oratorio del Caballero de gracia) se decidió acabar el segundo tramo en Callao, y el tercero en Plaza de España como estaba previsto.

Los nombres de la Gran Vía

Estos tres tramos (José-Gracia, Gracia-Callao, Callao-España) fueron llamados en proyecto Avenida B, Bulevar y Avenida A, respectivamente. Aunque ya hubiese allí quince calles de diversos nombres, ninguno fue reutilizado.

Resultaba evidente que las avenidas laterales tenían que cambiar de nombre, por lo que se propuso Avenida del Conde Peñalver. Tras esto, el segundo tramo se llamó Bulevar Pi y Margall y el tercero Avenida de Eduardo Dato. No sería su último nombre, en 1980 se acabó por poner el nombre de Gran Vía.

Los madrileños llevaban décadas llamándola de ese modo, de manera que el cambio consistió en la sustitución de las placas de la calle.

Los españoles y las obras

Para haber sido el país con más burbuja inmobiliaria del planeta hemos de decir que construimos a una velocidad entre muy muy lenta y muy lenta. Es cierto que la obra era descomunal: hubo que echar abajo quince calles, más de trescientas casas, levantar cerca de nueve kilómetros de acera, casi treinta kilómetros de adoquines, desplazar miles de cañerías…

Sin embargo, en lo que más se tardó fue en encontrar a alguien para la tarea más fácil de todas: tirar abajo edificios. Se tardó tres años simplemente en localizar una empresa que lo hiciese, dado que en dos convocatorias no apareció nadie a la subastas de los derribos.

Y cuando por fin apareció alguien interesado en trabajar, perdió los derechos al no presentar la fianza que aparecía en las bases. Uno no puede sino sonreír pensando en “todo” lo que hemos avanzado desde entonces.

inicio-de-gran-via

Finalmente alguien dijo que sí tras unas bases modificadas que no exigían fianza, eran laxas en cuanto a la seguridad y daban un capital mayor Las obras empezaron de inmediato y, curiosamente, empezaron por echar abajo la casa del cura que había impedido el derribo de la Iglesia de San José.

Hoy, donde antes estaba su vivienda, hay un paso de cebra desde el que se ve el Edificio Metrópolis. Un lugar ideal desde el que hacer fotos a este, al Círculo de Bellas Artes, a la propia Iglesia y a la bajada de la Calle Alcalá hacia Cibeles.

 

Imágenes | Plaza España (Tercer tramo de Gran Vía), Inicio de Gran Vía

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *