20 de los monumentos del Retiro

El palacio de cristal del Retiro

Entras, lo atraviesas y paseas junto a sus árboles. Pero rara vez piensas en los monumentos del Retiro como tales. «Anda, mira, una fuente, un edificio o una estatua». El parque del centro de Madrid, El Retiro, tiene más de cincuenta monumentos repartidos por el parque, colocados ahí por diferentes personas a lo largo de nada menos que 400 años.

Árboles centenarios, fuentes que han sido trasladadas tres o cuatro veces, enormes monumentos en honor a reyes o edificios que fueron pasto del fuego y que siguen en pie hoy día, entre otros. El Retiro, levantado en 1631, guarda en su interior miles de secretos de la ciudad de Madrid. Hoy, te contamos unos pocos.

Casa de vacas

Lejos de ser un diminutivo a la moda de un palacio de vacaciones, este edificio fue una auténtica vaquería y «despacho de leche» en 1874, cuando se inauguró. Tras aquello, la Casa de Vacas fue, durante el siglo XX, la sala de fiestas Ideal Retiro y Pavillón. Tras un incendio que casi la destruye por completo en 1981, fue rehabilitada y dada a conocer como el Centro Cultural Casa de Vacas, y el edificio se ha convertido en un símbolo de la cultura y la organización de actividades relacionadas.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-Casa-de-vacas

Fuente | Wikipedia, Casa de Vacas

Ahuehuete, el árbol más antiguo de El Retiro

Y, probablemente, de Madrid. Es un taxudium hiegelii, por si eso dice algo al lector, cuya leyenda cuenta su plantación en 1632. El árbol, propio de México, se debió traer en algún momento de ese siglo a España, donde fue plantado en los jardines del Retiro.

A pesar del hecho de que casi 400 años de historia dan para mucho, señalaremos que este árbol resistió a la tala del ejército francés a manos de Napoleón en 1808, que ya es más de lo que resistió el rey.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-Ahuehuete

Fuente | El Ahuehuete

Casita del pescador

Cuando el Parque del Retiro aún pertenecía a la Corona, los jardines privados estaban adornados con una serie de construcciones que, con el paso del tiempo, han ido desapareciendo. Este edificio en concreto fue ordenado por Fernando VII quien, no muy feliz con cómo había quedado el Retiro tras la devastación francesa, mandó levantar esta casita como parte de un jardín reservado.

Qtpfsgui 1.8.12 tonemapping parameters: Operator: V1_Fattal Parameters: Alpha: 0.1 Beta: 0.8 Color Saturation: 0.75 Noise Reduction: 0 ------ PreGamma: 1

Fuente | Casita del Pescador

Estanque de las campanillas

El estanque recibe el nombre de una torre de madera que desapareció en el siglo XVIII, y que ocupaba el centro del Estanque Ochavado. Para acceder a la torre de madera hacía falta cruzar por un estrecho puente del que pendían campanillas que sonaban con el viento y con el paso de quien cruzase.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-Fuente-de-las-campanillas

Fuente | Estanque de las campanillas

Tras el Estanque Ochavado, la superficie fue allanada para ser convertida en el llamado Parterre, donde ahora, además de la fuente, descansa el Ahuehuete. Ahora ya no hay campanillas, ni torre, pero aún se conserva el nombre del monumento que hubo entonces.

Estatua del Ángel Caído

Uno de los mayores espectáculos de Madrid es la que durante muchos años la única estatua pública dedicada a Lucifer (el que porta la luz). En el lugar donde ahora se encuentra se encontraba la Fábrica de porcelanas de la China, que fue destruida en 1813 en la Guerra de la Independencia. Por si no habías visto un patrón, el Retiro no volvió a ser lo mismo con Napoleón paseando por Madrid. El tipo hizo las suyas por la ciudad, pero en concreto en el Retiro, donde estableció un campamento y taló casi todos los árboles para alimentarlo.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-angel-caido

Fuente | El Ángel Caído, por M. Martín Vicente

La estatua, de Ricardo Bellver, se inspiró en la obra de Milton El paraíso perdido, y ganó la Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1878. Tras ello, la ciudad de Madrid la adquirió por 4500 pesetas, le colocó el pedestal de Francisco Jarreño y la situó en el Retiro, donde siglo y pico más tarde, cientos de patinadores giran a su alrededor.

Fuente de la alcachofa

Apenas unos años después, y situada en la siguiente rotonda, si se avanza por el Paseo de Cuba, esta fuente fue terminada en 1782 como parte de las obras de ordenación del Paseo del Prado. A pesar del pequeño cerco que la rodea, el vaso principal se pasa todo el verano lleno de turistas con los pies en remojo. Quizá porque resulta imposible caerse dentro y porque posee un murete que hace las veces de banco.

Retiro Fuente de la Alcachofa

Fuente | Fontana del Carciofo (del italiano, Fuente de la Alcachofa)

En la fuente, el escudo de la ciudad de Madrid es sostenido por una nereida y un tritón. La fuente no se llama así por casualidad. El objeto simétrico que se encuentra en la punta es, precisamente, una alcachofa gigante de piedra caliza.

Fuente de las gaviotas

Al que diga que Madrid no tiene gaviotas, que vaya al Retiro. Allí, en la entrada a los Jardines de Cecilio Rodríguez, una bandada entera de gaviotas inmóviles saludarán a los fotógrafos todo el año. Estas gaviotas, de bronce, fueron diseñadas por Jaime F. Pimentel, y colocadas sobre la fuente de Miguel Herrero Palacios.

Lo que aquí resulta muy complicado es no desviar la vista el resto del jardín, que incluye pérgolas de hiedra y esculturas talladas sobre arbustos.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-fuente-de-las-gaviotas

Fuente | Jardines de Cecilio Rodríguez

Fuente de los galápagos

Ascendiendo por la calle de la Montera desde Sol, y justo antes de llegar a Gran Vía, hubo en 1832 un espacio llamado Red de San Luis, y que ahora ocupa un árbol bajo. En aquél momento, en ese espacio, se instaló la Fuente de Isabel II en conmemoración a su jura como princesa de Asturias.

Retiro fuente de los galápagos

Fuente | Fuente de los Galápagos

La fuente era perfectamente funcional, no solo un adorno, y servía agua a los vecinos. Pero, tras la apertura del canal de Isabel II, dejó de ser útil, y se trasladó a la Plaza de Santa Ana donde estuvo hasta 1879. Luego, el director de Fontanería y Alcantarillado de Madrid, José Urioste, terminó por trasladarla a la glorieta de Nicaragua del Retiro, donde se encuentra en la actualidad con los galápagos de la base que le dan el nombre.

Junta municipal del distrito Retiro

Los edificios que hay en el Retiro tienen, hoy día, función distinta para la que fueron pensados. Así, la Junta Municipal del distrito Retiro fueron en su apertura unos pabellones para el disfrute y recreo del rey Fernando VII. Por si acaso se aburría de sus palacios por toda España.

Estos pabellones fueron un pequeño zoo de animales disecados tales como aves o mamíferos, y su mantenimiento dependía de manera directa del capricho del rey. Todo el edificio se administraba con una partida económica tan extravagante como «Bolsillo Secreto de Su Majestad».

Por suerte, tras medio siglo de apertura al público, en 1920 pasó a estar tutelado por el Ayuntamiento de Madrid y, aunque la Guerra Civil destruyó gran parte del edificio (especialmente la Casa de las Fieras, que luego se trasladaron a Casa de Campo), el edificio pasó a alojar la Junta Municipal del Distrito del Retiro.

La rosaleda

Cecilio Rodríguez (el de las gaviotas, y que también se encargó de mejorar el zoológico anterior) realizó en 1914 durante su nombramiento como Jardinero Mayor de la Villa, la Rosería. Una obra inspirada en la Rosaleda de la Bagetelle parisina.

Retiro rosaleda

Fuente | Madrid Sensations

Hoy día se la conoce como la Rosaleda, y ha cambiado muy poco desde que fue construida, sin duda gracias a una labor excepcional los el equipo de jardineros  del Retiro.

Monumento a Alfonso XII

Tras la muerte de Alfonso XII, Maria Cristina (su segunda mujer, y la que le sobrevivió), organizó un concurso nacional para erigir un monumento. Fue el arquitecto José Grasés Riera quien diseñó el discreto frontal que adorna El Lago: una reservada columna de 30 metros de altura coronada por el rey a lomos de un caballo, con sistema de columnas bajas igual de discretas y de un ancho de casi 86 metros y un ancho de casi 60.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-monumento-Alfonso-XII

 

Fuente | Monumento a Alfonso XII

En esta escultura, signo absoluto de la moderación, participaron más de veinte escultores y dos directores. Se ve que esto supo a poco, y se añadieron relieves de bronce, un basamiento, se pulieron las escalinatas y se colocaron cuatro leones de piedra en pedestales de bronce, además de otros dos leones en cada uno de los accesos laterales al hemiciclo que forman, los bajorrelieves y la vegetación circundante.

Monumento a Jacinto Benavente

Benavente fue, entre otros, un dramaturgo de éxito que ganó un Premio Nobel en 1922. Cuarenta años después de aquello, el escultor Victorio Macho construyó esta obra a su memoria: un pedestal con una representación de bronce del Teatro.

Parque del Retiro de Madrid Monumento a Jacinto Benavente

Fuente | Monumento a Jacinto Benavente

Monumento a la República de Cuba

Uno de los hechos que más llaman la atención es descubrir que el Retiro, en su plano, parece dedicado a las Américas. Nombres como Plaza de El Salvador, Paseo de Cuba, de Uruguay, Calle de Nicaragua, entre otros, lo siembran.

Parque del Retiro de Madrid Monumento a Cuba

Fuente | Gidvmadride

En honor a la República de Cuba, y especialmente porque Machado (General cubano) había creado en la Habana un monumento a España,  se erigió una estatua en honor al pueblo cubano. Aunque se empezó en 1931, no fue hasta 1952 que estuvo terminada, ya que por medio hubo varios parones de la obra: la llegada de la Segunda República nada más empezarla que a punto estuvo por cancelar el proyecto y la guerra Civil que casi la tira abajo.

Monumento al General Martínez Campos

Ni el monumento anterior ni este están exentos de polémica, ya que Martínez Campos fue célebre por dirigir un golpe militar en la ciudad de Sagunto para acabar con la Primera República. En España se nos dio muy bien durante muchos años dar golpes militares, y muchísimos monumentos en toda la geografía española dan fe de ellos. Este es uno.

Retiro General Martínez Campos

Fuente | General Arsenio Martínez Campos

Destaca que el monumento se financió con una suscripción popular en diciembre de 1904, y tardó tres años en llevarse a cabo.

Observatorio central meteorológico

Este observatorio tiene dentro instalaciones destinadas al estudio y observación de los fenómenos meteorológicos.

Parque del Retiro de Madrid Observatorio Central Meteorológico

Fuente | Aemet nació hace 125 años en un pequeño edificio del Retiro

Nacido como una estación telegráfica en 1856, la torre servía a los astrónomos de la época, y en 1870, la Dirección General de Estadística solicitó una licencia para poder instalar un observatorio geodésico en lo alto. Los resultados fueron tales que, en 1888, el edificio se convirtió en la sede del Instituto Meteorológico y Geográfico Estadístico. Lo que dio lugar al AEMET.

Palacio de Cristal

Es posible que sea uno de los espacios más emblemáticos de Madrid. Construido un año antes de que se fundase el Instituto Meteorológico y Geográfico Estadístico, la ciudad rebosaba ciencia. El edificio fue levantado como invernadero para plantas exóticas traída para la Exposición General de Filipinas.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-palacio-de-cristal

Fuente | Palacio de Cristal

Como el edificio y la exposición sabía a poco, los organizadores instalaron  toda una tribu de igorrotes (tribu filipina, por aquél entonces terreno de la Corona) a quienes se podía ver construyendo sus cabañas y navegando por el estanque del palacio con las piraguas características. A esto se sumaron caimanes, una boa, y las plantas mencionadas.

Hoy en día, sirve para actos más humanos, y se usa para exposiciones temporales del Museo Reina Sofía.

Palacio de Velázquez

Velázquez requiere poca presentación por la obra que dejó detrás, aunque no nos referimos al pintor, sino al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco. Para empezar, se construyó, como el palacio anterior, para una exposición. Esta vez la Exposición Nacional de Minería, Artes Metalúrgicas, Cerámica, Cristalería y Aguas Minerales, nada menos.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-palacio-de-velazquez

Fuente | Palacio de Velázquez

Velázquez participó en su construcción junto a otros grandes arquitectos españoles y, años después, el edificio pasó a tener su nombre.

Puerta de España

Los monumentos no son solo estatuas, edificios, fuentes, árboles o jardines. También son puertas, paseos  y plazas, entre otros. Una de las puertas de acceso al Retiro, quizá una de las más conocidas, es la Puerta de España, junto al Paseo de las Estaturas al que se accede por la calle Alfonso XII (el del monumento moderado de 30 metros de altura).

Parque del Retiro de Madrid Puerta de España

Fuente | Puerta de España del Buen Retiro

Por suerte para la vista, esta puerta es más discreta, y encumbra unas escaleras sencillas y unas rejas sin demasiado adorno. Para que disfrutemos de lo que encierran en su interior: el resto de monumentos.

Puerta de Mariana de Neoburgo

Otra puerta, esta construida en 1689 por Melchor de Bueras para conmemorar la entrada de Ana de Neoburgo en Madrid en 1690, adelantándose un poco en su ímpetu por que estuviese acabada.

Parque-del-Retiro-de-Madrid-puerta-de-mariana-de-neoburgo

Fuente | Puerta de Felipe IV o de Mariana de Neoburgo

Construida en principio junto al Monasterio de los Jerónimos, acabó por trasladarse por primera vez. Terminó, en lugar destruida con la caída del muro del antiguo palacio, en la puerta del Palacio de San Juan (un edificio que ya no existe).

Finalmente, en 1922 se produjo el segundo y último traslado, que incluyó una ostensible ampliación en planta, para colocarla donde ahora se encuentra.

Templete de la música

En 1868, el Retiro se convirtió en el área de esparcimiento de los madrileños. El zoo, las exposiciones, los jardines, fueron abiertos al público. Y así estuvieron hasta que, en 1920 (1925 en otras fuentes), el Ayuntamiento decidió construir algo que el Retiro aún no tenía: un quiosco de música. Un conjunto de plantas techadas para el disfrute de la orquesta.

Sin embargo, durante la Guerra Civil las instalaciones circundantes fueron desapareciendo, quedando tan solo de aquello el Templete de la música donde, aún a día de hoy, se organizan eventos.

Retiro Templete de Música

Fuente | Templete de Música, por Farrokh Bulsara

 

Pero el Retiro no son solo una veintena de monumentos. Este parque madrileño lleva en pie 400 años, y los elementos mencionados son tan solo unos pocos de los muchos que quedan en pie, habiendo sido retirados o destruidos la mayoría de los que una vez estuviesen allí. El centro de Madrid tiene mucha, pero que mucha historia. Y queremos contarte.

Historia que vosotros mismos estáis creando cuando lo transitáis. Porque, ¿cuál es tu lugar favorito del Retiro?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *