Las aves que vas a descubrir en Madrid Río si eres amante de los animales

cuenca del manzanares grullas

Hacía décadas que los madrileños no veíamos gaviotas sobre Madrid. Sí, las gaviotas, esas aves que solo imaginamos en la costa, ahora sobrevuelan la capital buscando peces en el Manzanares. Los peces también han vuelto, y es que la fauna está alcanzando el tramo de río desde lugares más apacibles para la vida.

Madrid se naturaliza poco a poco desde que en septiembre de 2016 se abrieron las compuertas y esclusas del Manzanares, cerradas desde 1955, que impedían a especies autóctonas vivir en nuestro río y cielos. Vale que el Manzanares no es un río exuberante, pero tuvo una vida que ahora estamos recuperando.

La renaturalización del Manzanares

Aunque parte de un plan mucho más grande, de momento ha bastado la apertura de las esclusas para que la vida vuelva a las aguas del río. Aunque de un caudal artificial de 3,5 metros de agua hemos pasado a un cauce de unos 30 centímetros, hoy lo recorren más peces que nunca.

A medida que ha bajado el monótono cauce sin vida, se han ido formando recovecos y meandros entre islas naturales que van surgiendo aquí y allá. En estas islas empiezan a crecer plantas de orilla que permiten a los peces asentarse en el río bajando desde el norte o subiendo río arriba desde el sur.

Las aves que se alimentan de ellos ahora anidan en los mismos islotes verdes, y forman bandadas que cruzan la ciudad.

meandro manzanares

Ya han llegado patos, garzas, gallinas de agua, gansos egipcios, gaviotas e incluso galápagos. Además, se esperan nutrias y otras especies menos comunes como halcones o águilas hacia 2019, cuando se lleven a cabo otras reformas.

Hoy día uno puede acudir bajando desde Plaza de España o el barrio de Carabanchel a Madrid Río, y contemplar las aves desde el propio paseo verde o desde los puentes. No sólo volando, sino pescando en las aguas bajas ahora repletas de peces.

manzanares naturalizado

El paseo desde el norte (zona de Moncloa) al sur (Usera) nos lleva a través de garzas pescando, islas de galápagos y bandadas de gaviotas sobre el Puente de Toledo y más allá. Una actividad perfecta para los meses de verano, gratuita y sana, que hacer solos o en compañía de nuestra familia y amigos.

El futuro del Río Manzanares

La Plaza de España o la Calle Gran Vía no son los únicos sitios que van mejorando. De hecho, la simple apertura de las presas no solo ha hecho crecer cintas de agua y césped. Árboles como sauces, fresnos y plátanos han empezado a surgir de los montículos, demostrando que la tierra tiene una memoria prodigiosa.

Las siguientes medidas serán la de instalar un muro krainer, un emparrillado de maderas preparado para plantar vegetación y que esta no tire abajo los muros de piedra que hoy rodean el río. Además de dar un aspecto más natural, estos muros servirán de hábitat provisional de varias especies.

muro krainer manzanares

Aunque bonito a nivel urbanístico, el río Manzanares sigue «enclaustrado entre muros de hormigón». Más que un río, los expertos lo catalogan de canal. Y por eso en el futuro también se eliminará parte de la escollera, que es el muro de piedras que ahora encierra el río.

La parte más ambiciosa será la de la vegetación y la regeneración de cadenas tróficas. Se van a plantar unos 30.000 árboles y muchos miles más de arbustos y otras plantas crecerán junto a ellos de manera natural, atrayendo a insectos, mamíferos como murciélagos y aves varias. El Manzanares va a ser un lugar espectacular para vivir.

 

Es cierto que con la apertura de estas compuertas se deja el cauce más bajo, y que ya no se pueden practicar actividades como el remo en ciertos tramos. Pero si los madrileños tienen que elegir entre sacrificar una actividad minoritaria (que puede realizarse a pocos kilómetros en algún embalse cercano) y recuperar la fauna y la vida, nos decantamos por la naturaleza y la salud urbana.

Imágenes | Grullas migrando, Meandro, El diario, MaderasTellechea

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *