¿Vienes a descubrir el Metro de Madrid?

metro de madrid

El Metro de Madrid es uno de los mejores medios de transporte públicos de toda Europa. Con 301 estaciones distribuidas en 294 kilómetros de vías, cada año se producen 626 millones de desplazamientos. Son muchos, y para ello el metro tiene que adaptarse a todo tipo de ciudadanos, como veremos.

Un metro adaptado a todas las capacidades, con distintas opciones para acceder (abono, billetes sencillos…), con estaciones fantasma y antiguos espacios que han terminado convirtiéndose en museos. ¿Vienes a descubrir el Metro de Madrid?

Un metro que busca adaptarse a todas las capacidades

El de Madrid es uno de los metros con más estaciones adaptadas a todas las capacidades. Cuenta con 515 ascensores y 1699 escaleras mecánicas. Además, ¿has visto esa línea amarilla punteada y con relieve en la línea del andén? Es pavimento podotáctil que informa a las personas con discapacidad visual de los límites del andén, las escaleras, las rampas, etc.

 

Los sistemas de megafonía también ayudan a las personas invidentes, así como a muchos ciudadanos despistados; y los letreros visibles desde cualquier punto del andén informan de la llegada del siguiente vagón, sus posibles retrasos o incidencias varias. Es reseñable la cantidad de información que tiene el usuario. Además, la cobertura móvil no deja de aumentar.

Dicho esto, todavía hay mucho que mejorar. Todas las estaciones nuevas están adaptadas a diferentes movilidades, pero no así las más céntricas. Desde Plano Metro Madrid han remodelado el mapa del metro para mostrar las estaciones adaptadas. Las estaciones que incluyen la bandera pirata son aquellas no adaptadas a todos, aunque pueden tener un alto grado de adaptación:

metro de Madrid
Mapa de Metro de Madrid

El Plan de Accesibilidad mejorará buena parte de la infraestructura existente de aquí a 2020. Quizá entonces haya que agregar más estaciones al plano. Nosotros estamos ahí, en el centro, en la estación de Plaza de España, en la intersección de la línea 10 y la línea 3, esperándote en nuestros apartamentos.

 

¿Quieres visitar alguna estación fantasma?

Todos los metros del mundo tienen estaciones abandonadas o que ya no se usan para viajar de un punto a otro de la ciudad. Algunos, como el de Moscú, cuentan con la leyenda de líneas paralelas para el uso del gobierno. El Metro de Madrid no iba a ser diferente, aunque somos algo más modestos. ¿Quieres ver una estación fantasma?

Un viaje interesante ocurre al montarse en el metro de Iglesia y viajar hasta el de Bilbao. En mitad del recorrido, observados desde cualquiera de los dos andenes y durante el trayecto, vemos unas luces en el túnel. Si nos montamos en un vagón y esperamos parar en las luces, no ocurrirá.

El tren las pasará a toda velocidad y, si tenemos buen ojo, observaremos un borrón iluminado y… ¿personas? Sí, porque entre Iglesia y Bilbao se encuentra la estación abandonada de Chamberí, hoy reconvertida en museo. Evidentemente, no se puede acceder desde ninguna de las estaciones mencionadas porque la línea está en uso.

En su lugar, es necesario salir del metro e ir a la Plaza de Chamberí, donde encontraremos un ascensor vertical con el logotipo del Andén 0. Allí encontraremos una pequeña presentación y una exposición de anuncios de 1919. ¿Y qué hay del resto de estaciones fantasma? Por desgracia, no son accesibles de ninguna forma.

 

Visitar la Nave de Motores de Pacífico es posible

En el pasado, para mover los trenes del centro de Madrid hacía falta una central térmica en miniatura. Esta central generaba la electricidad necesaria para la red de metro, y hoy en día es posible visitarla. Se llama Nave de Motores de Pacífico y está considerada un monumento de la ciudad.

Caminar entre las increíblemente grandes ruedas dentadas es más que interesante. Hace décadas esa instalación estaba repleta de humo irrespirable, así como el ruido ensordecedor de la maquinaria. Sin embargo, la red de metro no hubiese arrancado sin esta joya hoy convertida en museo, y hoy está mucho más limpia que entonces.

Si lo que estás buscando es el Mercado de Motores, se trasladó hace tiempo a Atocha. La Nave de Motores es hoy un espacio de libre acceso, y merece la pena ir a contemplar cómo se hacían las cosas en el pasado.

Imágenes | Carlos Delgado, Sumigran

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *