Las 5 fuentes más famosas de Madrid (más un bonus secreto)

Llega el buen tiempo. Los días de sol sustituyen poco a poco a los de lluvia. Es el momento perfecto para coger nuestra cámara e ir a patear la capital, localizando sus rincones más emblemáticos. Esto incluye las 5 fuentes más famosas de Madrid, que visitaremos en este artículo.

La Fuente del Ángel Caído

angel-caido-fuente-madrid

¿Sabías que Madrid es la única ciudad del mundo con una fuente dedicada al Diablo? Lucifer corona este monumento recogiendo el inicio del mito de la Caída. Es una de los monumentos que más llaman la atención de la ciudad, y tiene una historia curiosa detrás.

Hacia 1877, el escultor madrileño Ricardo Bellver se vio inspirado por el libro ‘El paraíso perdido’, de Milton. Presentó la obra en la Exposición Nacional de Bellas Artes y ganó la Medalla de Primera Clase. El Estado compró la estatua, y en París se realizó una fundición en bronce.

Durante poco tiempo pasó a formar parte del Museo del Prado, pero en 1879 el Ayuntamiento pidió usarla como decoración en el Retiro. Francisco Jareño diseñó el pedestal, y Lucifer fue colocado en la cota 666 sobre el nivel del mar. Desde entonces ha atraído la atención de los turistas.

La Fuente de la Cibeles

Fuente-cibeles-madrid

La Fuente de la Cibeles se conoce internacionalmente porque aparece en televisión cuando gana el Real Madrid. Pero eso pertenece solo a su historia reciente. Fue construida por Francisco Gutiérrez en 1782 durante el reinado de Carlos III, y esta estatua pertenecía a un plan mucho más ambicioso de Ventura Rodríguez.

Junto a ella se levantaron las fuentes de Neptuno y Apolo (más abajo), y varios de los edificios del Paseo del Arte. La diosa Cibeles pertenece  a la mitología clásica y representa la tierra. En esta pieza va acompañada de los leones Atalanta e Hipómenes, los mismos que vemos en el Palacio del Congreso.

Fuente del Monumento a Cervantes

Fuente-monumnto-a-cervantes

El Monumento a Cervantes, y la fuente en la que está contenido, es un lugar maravilloso de Madrid. Poca gente sabe el motivo de una estatua así en un lugar como este, y lo que representa. Daremos algunas pistas. Por un lado tenemos a Cervantes, sentado en un trono esculpido bajo el obelisco.

Frente a él, Sancho y Quijote cabalgan a lomos de sus bestias. En la parte trasera del obelisco localizamos veinte escudos, uno por cada país que en 1915 hablaba español. En la parte más alta del monolito se observa una bola del mundo rodeada por cinco mujeres leyendo. Una mujer por continente.

La fuente no es “solo” un monumento a Cervantes, sino una obra dedicada al español y su difusión por el mundo. Desde nuestros apartamentos en Plaza de España tenemos una vista privilegiada, y en unos años veremos desplazarse al completo por la reforma que dará una nueva vida a la plaza.

Fuente de Apolo o de las Cuatro Estaciones

Fuente de Apolo

Localizada cerca de la Cibeles, la Fuente de Apolo muestra al dios grecorromano coronando una columna. Bajo ella aparecen representaciones de las cuatro estaciones: un canasto con flores, un haz de espigas, una corona de pámpanos y un racimo de uvas.

Esta estatua está “escondida” entre ocho carriles de coche. Su acceso, aunque sencillo, se realiza por el nervio verde del Paseo del Prado. Si uno camina por cualquiera de las dos aceras laterales, se perderá la obra. Sin embargo, si desde Cibeles bajamos por el pasillo verde, disfrutaremos de un gran jardín abierto con la fuente en su centro. Merece la pena dar el paseo.

Fuente de Neptuno

Fuente-neptuno-madrid

En un momento dado, la Fuente de Neptuno y la Fuente de la Cibeles (arriba) estuvieron enfrentadas. Literalmente una frente a otra como lo están el Atlético de Madrid y el Real Madrid hoy día. En su momento se colocó en la bajada de San Jerónimo, pero finalmente ocupó su espacio actual en 1898.

De las tres estatuas de Ventura Rodríguez (Cibeles, Neptuno y Apolo) fue la más accidentada. Le fue encargada a Juan Pascual de Mena, pero falleció nada más terminar la pieza principal, el Apolo. El resto tuvo que ser completado por otros escultores. Sin embargo, el acabado es destacable y no parece haber sufrido tanto traspiés histórico.

Bonus track: la escondida Fuente de los Delfines

En el artículo hemos mencionado varias veces a Ventura Rodríguez. Este arquitecto español diseñó multitud de elementos del Madrid más actual. En 1772 Rodríguez convirtió el pilón sucio de la Fuente de las Recogidas en la Fuente de los Galápagos.

fuente-galapagos

No era solo un elemento visual estético. Esta fuente tenía 24 aguadores asignados. Estos trabajaban recogiendo el agua de la fuente y sirviéndola en despachos cercanos. En 1900 hubo una segunda remodelación, y los galápagos fueron sustituidos por delfines. Hoy se la conoce como Fuente de los Delfines.

Pero, ¿a dónde fueron los galápagos? No hay que confundirlos con los dos galápagos que adornan la actual Fuente de los Galápagos de José Tomás del Retiro y que antes estuvieron en Gran Vía. Durante 68 años los dos galápagos que Ventura Rodríguez colocó en la actual Fuente de los Delfines estuvieron separados 600 metros de los dos galápagos de José Tomás. Pero, tras la reforma, se perdió su pista.

Un misterio más para la ciudad de Madrid. Cada estatua, plaza, fuente y edificio guarda un secreto, una historia escondida. ¿Y si aprovechamos el buen tiempo y salimos a descubrirlas todas?

Imágenes | Marcelo Teson, Åsa K, Juan Ojeda Uroz, Midir, Rubén Vique, Educa Madrid, Museo de Historia

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *